La increíble facilidad de uso del desenrollador de vapor es sin duda su mayor ventaja. Así que, justo después de la compra, no hay necesidad de leer las instrucciones; simplemente desempaquetar el dispositivo para empezar a usarlo A pesar de las muchas diferencias entre los modelos existentes, el modo de uso sigue siendo el mismo. Por lo tanto, puedes cambiar de modelo sin tener que volver a aprender a usarlos.