Nunca se puede decir lo suficiente: para mantenerse caliente en las laderas, no hay necesidad de multiplicar las capas de ropa, 3 son suficientes. La primera le permitirá evacuar el sudor, la segunda le dará calor, y la tercera le dará calor, protección imparable contra los caprichos del clima . Esta tercera capa es tu chaqueta de esquí. Nieve, frío, viento, lluvia: al elegir su chaqueta de esquí, debe elegir un modelo que sea impermeable, transpirable y cálido. Podrás esquiar en todas las condiciones.