Quiero decir, ¿por qué tienes que elegir tu fútbol cuando sería mucho más fácil tomar el que te llega primero? Déjame explicarte… Entrar en el fútbol, aunque no sea tan fácil como piensas, porque tener un balón y un pie que es más o menos funcional para poder patearlo no es suficiente para hacen de una persona un “futbolista”. ¿Qué es un futbolista? Un buen futbolista es un jugador que debe ser capaz de dominar las reglas y técnicas del deporte y que debe ser capaz de hacer ganar a su equipo. Esto debe significar al menos 4 cosas:Dominar el balónSer capaz de realizar pases precisosRealizar pases precisosRealizar tiros potentes y precisosHacer golesLa relación con el balón? Bueno, todo esto no es posible si el jugador no juega con la pelota correcta. Imagina lo que pasaría si acabara con una pelota demasiado pequeña o demasiado grande para su edad… Y cómo sería posible el entrenamiento si las costuras de la pelota se rompieran en el primer impacto, simplemente porque el modelo elegido no es adecuado para un uso intensivo… ¡Ya te lo imaginas! Cuando decidas jugar al fútbol, ya sea por diversión o con fines profesionales, el primer paso es encontrar el balón adecuado.