Es un instrumento utilizado para examinar objetos o elementos invisibles a simple vista, gracias a una lente. En otras palabras, el microscopio le permite ampliar la imagen de un objeto muy pequeño para que pueda ser mejor observado por el ojo humano, que fue inventado en 1595 por un óptico holandés, Zacharias Janssen. Se utiliza en biología, petrografía, metalurgia y metalografía.